Crianza Saludable

Cuando algunos padres llegan a mi consulta, les escucho con alguna frecuencia decir “nadie nos preparó para ser papás”, “nadie nos enseñó”. Y hay que reconocer que algo de razón hay en estas frases.

Sin embargo, pienso que el ser padres no es algo que se aprende, se desarrolla. Cada uno de nosotros, tiene un bagaje cognitivo que hace que nos inclinemos por uno u otro modelo de paternidad, todo a partir la historia de vida de cada uno de los miembros de la pareja.

Aquí hay que hacer un paréntesis para decir algo que probablemente no se escuchará en otro lugar al respecto la crianza responsable; en general se piensa que el ejercicio de la paternidad o la maternidad está vinculado con el aquí y el ahora, pero nada más lejos de la realidad.

Existe todo un acervo cognitivo en la de vida de los miembros de la pareja que influye significativamente en cómo se desempeña el rol de padres.

Esto se debe al tipo de “educación” que se recibió (aunque se debería decir, al tipo de disciplina que se recibió). A partir de ello se verá determinada la vinculación emocional de los padres con los hijos.

Volviendo al asunto del que se ha venido tratando, en algunos casos, hay quienes piensas que ser padres es cuestión de parir un hijo, o cumplir con los requisitos propios de una adopción; nada mas distante de la realidad. Ser padre es un ejercicio constante de amor, paciencia y disciplina a partir de lo que se es, en la mente (cognición) y en las emociones.

¿Qué significa ser padres?

Al ser padres, en la sociedad contemporánea, se le ha mirado de una manera reduccionista y simplista. Para el caso en particular de las sociedad antioqueña y particular en la ciudad de Medellín, que es en la ciudad dónde trabajo, hay unos paradigmas o creencias que enmarcaron el ejercicio de dicha paternidad, claro está dependiendo del estrato socio-económico, en una relación de tipo económica evitativa. Los padres pretenden en un buen número, ser papás sin vinculación emocional con los hijos. Desde la distancia extienden el brazo económico sin interesarse por la proximidad emocional con sus hijos. Viéndolos en alguno de los casos como una carga o un problema para su realización personal. Si se aproximan a los hijos, en su gran mayoría lo hace desde la crítica, la agresión o el menosprecio.

Las madres modernas también han entrado en el roll de ser mamá que no tienen tiempo de calidad con sus hijos y en algún momento los llegan a ver como un impedimento para su realización.

Si tienes alguna inquietud no dudes en contactarme.

¿Y tú qué opinas?

Tu email no se mostrará

Abrir chat
1
¿Necesitas Ayuda?
Hola 👋
¿En qué te puedo ayudar?