fbpx

Dr. Elimel Luna Lizarazo

Las heridas emocionales: ¿qué son y cómo sanarlas?

Psicólogo Elimel Luna LizarazoLa infancia es una etapa crucial en el desarrollo de nuestra personalidad, nuestras emociones y nuestra forma de relacionarnos con los demás. Sin embargo, no siempre es una etapa feliz y protegida, sino que puede estar marcada por experiencias dolorosas, traumáticas o distorsionadas que dejan huellas profundas en nuestro interior. Estas huellas son lo que se conoce como heridas emocionales, y pueden afectar a nuestra autoestima, nuestra confianza y nuestro bienestar en la edad adulta.

¿Qué son las heridas emocionales?

Las heridas emocionales son el resultado de vivir situaciones que nos generan una emoción negativa intensa, como el miedo, la tristeza, la rabia, la soledad o la culpa, y que no logramos resolver de forma adecuada. Estas situaciones pueden ser eventos traumáticos (como abusos, maltratos, muertes o accidentes), o también pueden ser interpretaciones erróneas de la realidad que hacemos en la infancia, cuando todavía no tenemos la madurez suficiente para comprender lo que nos sucede.

Las heridas emocionales se originan principalmente en el entorno familiar, donde se supone que debemos recibir amor, cuidado y seguridad. Sin embargo, a veces nuestros padres o cuidadores no son capaces de cubrir nuestras necesidades afectivas, o nos transmiten mensajes negativos sobre nosotros mismos o sobre el mundo. Esto hace que nos sintamos rechazados, abandonados, humillados, traicionados o injustos. 

Las heridas emocionales se van acumulando a lo largo de nuestra vida, y si no las sanamos, se van infectando y nos causan sufrimiento. Para evitar el dolor que nos producen, adoptamos diversos comportamientos que nos sirven como mecanismos de defensa o de escape. Sin embargo, estos comportamientos no resuelven el problema de fondo, sino que lo agravan o lo ocultan.

Las 5 heridas emocionales de la infancia

Existen 5 tipos de heridas emocionales que se abren en la infancia y que condicionan nuestra personalidad y nuestras relaciones en la edad adulta. Estas heridas son:

La herida del rechazo: Se produce cuando sentimos que no somos queridos ni aceptados por quienes somos, sino que tenemos que cambiar o escondernos para merecer el amor. Esta herida suele originarse cuando uno de los padres o ambos nos ignoran, nos critican, nos castigan o nos hacen sentir inferiores. La persona que sufre esta herida suele desarrollar una personalidad huidiza, que evita el contacto con los demás por miedo a ser rechazada de nuevo. Tiene baja autoestima y se siente sola e incomprendida. 

La herida del abandono: Se produce cuando sentimos que no podemos contar con el apoyo ni la presencia de las personas que nos importan, sino que tenemos que valernos por nosotros mismos. Esta herida suele originarse cuando uno de los padres o ambos se ausentan física o emocionalmente de nuestra vida, ya sea por separación, trabajo, enfermedad o indiferencia. La persona que sufre esta herida suele desarrollar una personalidad dependiente, que busca constantemente la atención y el afecto de los demás por miedo a quedarse sola. Tiene dificultad para expresar sus necesidades y se siente vacía e insatisfecha.

La herida de la humillación: Se produce cuando sentimos que no somos respetados ni valorados por nuestros sentimientos y opiniones, sino que tenemos que someternos a los deseos y expectativas de los demás. Esta herida suele originarse cuando uno de los padres o ambos nos ridiculizan, nos avergüenzan o nos controlan excesivamente. La persona que sufre esta herida suele desarrollar una personalidad masoquista, que se sacrifica por complacer a los demás por miedo.

Las heridas emocionales son una realidad en nuestra vida, y aunque no podemos evitarlas por completo, sí podemos sanarlas y liberarnos del sufrimiento que nos causan. Para ello, es necesario tomar conciencia de nuestras heridas, comprender su origen y sus consecuencias, y buscar ayuda profesional si es necesario. No debemos resignarnos a vivir con heridas abiertas, sino que debemos buscar la manera de cerrarlas y de construir relaciones saludables y satisfactorias con nosotros mismos y con los demás.

Hablar con un Asesor