fbpx

Dr. Elimel Luna Lizarazo

La herida emocional del rechazo

El rechazo es una de las experiencias más dolorosas que podemos vivir como seres humanos. Se trata de la sensación de no ser aceptados, valorados o queridos por alguien o por un grupo al que deseamos pertenecer. El rechazo puede afectar a nuestra autoestima, a nuestra confianza y a nuestra capacidad de relacionarnos con los demás.

¿Por qué nos duele tanto el rechazo?

La respuesta está en nuestra naturaleza social. Los seres humanos somos animales gregarios, es decir, necesitamos vivir en comunidad para sobrevivir y desarrollarnos. Desde que nacemos, buscamos el afecto y la aprobación de nuestros padres, de nuestros familiares, de nuestros amigos y de nuestra pareja. Estas personas nos proporcionan seguridad, apoyo y sentido de pertenencia.

Sin embargo, no siempre conseguimos el reconocimiento que deseamos. A veces, podemos sentirnos excluidos, ignorados o despreciados por las personas que nos importan. Esto puede ocurrir en diferentes ámbitos de nuestra vida: en el trabajo, en la escuela, en la familia o en el amor. Cuando esto sucede, experimentamos una herida emocional que nos hace sentir solos, tristes y frustrados.

¿Cómo podemos sanar la herida del rechazo? 

Lo primero que debemos hacer es reconocer y aceptar lo que sentimos. No hay que negar ni minimizar el dolor que nos causa el rechazo. Es normal sentirse mal cuando alguien nos rechaza, pero no debemos dejar que eso nos defina ni nos limite. Debemos recordar que el rechazo no es una medida de nuestro valor como personas, sino una opinión subjetiva de alguien que puede estar equivocado o tener sus propios problemas.

Lo segundo que debemos hacer es cuidar de nosotros mismos. El rechazo puede afectar a nuestra autoestima y a nuestra confianza, por lo que es importante reforzar nuestro amor propio y nuestra seguridad. Podemos hacerlo dedicándonos tiempo y atención, haciendo cosas que nos gusten y nos hagan sentir bien, rodeándonos de personas que nos quieran y nos respeten, y valorando nuestras cualidades y nuestros logros.

Lo tercero que debemos hacer es aprender del rechazo. El rechazo puede ser una oportunidad para crecer y mejorar como personas. Podemos aprovecharlo para reflexionar sobre lo que queremos y lo que necesitamos en nuestras relaciones, para corregir nuestros errores o para cambiar aquello que no nos satisface. También podemos verlo como una forma de liberarnos de aquellas personas o situaciones que no nos aportan nada positivo o que nos hacen daño.

En conclusión, el rechazo es una experiencia dolorosa pero inevitable en la vida. No podemos controlar lo que piensan o sienten los demás sobre nosotros, pero sí podemos controlar cómo reaccionamos ante el rechazo. Si lo afrontamos con madurez, con respeto y con optimismo, podremos sanar nuestra herida emocional y seguir adelante

Hablar con un Asesor